31. enero 2018 - 14:00 hasta 17:00
Seville
SpainSeville

La historia de EVA, SI Tienes Corazón NO PASES De LARGO, Seville, miércoles, 31. enero 2018

No siempre he vivido en la calle. Tengo vagos recuerdos de un lugar al que yo llamaba hogar, de unas personas que me querían y cuidaban cada día, pero sus rostros están borrosos.
No sé cuánto tiempo hace de aquello, pero debe ser mucho, porque ya casi no recuerdo lo que es un hogar. Hace tiempo que mi pelo ha dejado de brillar, las costillas se dibujan en mi cuerpo y desde hace mucho noto como los bichos que tengo pegados a mi piel me chupan la energía.
El otro día, me cansé. Me cansé de pasar hambre, de tener frío, de mojarme con la lluvia, de sentirme cada vez más débil... me cansé de estar sola y de que todo el mundo pasara por mi lado igual que pasa por un contenedor de basura.
Conozco a muchos perritos en la zona donde suelo moverme. Algunos están en mi misma situación, pero la mayoría pasean altaneros y alegres. Luciendo sus bonitos collares y largas correas, al final de las cuales hay siempre un humano que va vigilándoles atento, cuidando que el paseo sea seguro y placentero.
Me acerqué a muchos de ellos para rogarles que les pidieran a sus humanos que me ayuden.
"Por favor, me han dicho que hay humanos que ayudan a perritos como yo. ¿Puedes decirle a tu humano que estoy desesperada y que necesito ayuda?"
"Lo siento, pero mi humano está muy ocupado y solo tiene tiempo para mí". Me decía la mayoría.
Así una vez, y otra, y otra. Hasta que, por fin, en un lugar donde había muchos perritos juntos pasando la tarde entre juegos y ladridos, varios se acercaron a mí.
"Oye, hemos oído que estás abandonada"
¿Abandonada? Nunca lo había pensado. Claro, por eso es que tengo recuerdos de un antiguo hogar. Mi antigua familia me abandonó...
"Nosotros también lo estuvimos tiempo atrás. Unas calles más arriba hay una chica que ayuda a perritos como nosotros. Puede que también te ayude a ti".
No lo dudé ni un segundo. Salí corriendo movida por la esperanza más fuerte que jamás había tenido. Busqué su casa, y la encontré. No fue difícil porque mi olfato me decía que por esa casa habían pasado ya muchos perritos. Me senté en la puerta y esperé paciente a que saliera.
Unas horas después, allí estaba. Se llamaba Cristina, y en cuanto me vio, supe que era verdad todo lo que me habían contado. Lo primero que hizo fue venir a acariciarme con mucha dulzura, a preguntarme con cariño "¿pero de dónde has salido tú? ¿estás perdida?". No, Cristina, no estoy perdida. Y puse mi patita en su mano para que se diera cuenta de que necesitaba ayuda. Funcionó. Estos humanos son más listos de lo que parecen :P
Me montó en su coche y me llevó al médico perruno.
NO ME LO PODÍA CREER. ¡¡AL FIN ALGUIEN ME ESTABA AYUDANDO Y ME IBA A LLEVAR A UN HOGAR!! Si hasta me habían puesto un precioso nombre: EVA!!
Pero no todo es tan fácil. A pesar de todos los cuidados que me proporcionó en pocas horas, no me pudo llevar a un hogar. Me llevó a un sitio al que llaman "residencia" y que no me gusta nada. No me gusta. Yo quiero ir a un hogar. Pero Cristina me ha dicho que no tenemos otra opción, que tengo que ser una perrita paciente y esperar que la bondad de las personas actúe. Me dijo que iba a pedir ayuda a otros humanos para que mi estancia allí sea lo más corta posible, y que no me preocupara, que ya nunca jamás me iban a volver a abandonar... y yo... ¡quiero creerla!
Así que aquí estoy. En una jaula, siendo paciente, y esperando que haya un humano tan bueno, tan bueno, que no le importe que sea una perrita de 8 años y tamaño mediano (que me han dicho los perritos de aquí que eso es muy malo...), y me lleve a un HOGAR.
Recuerda, me llamo Eva, y estoy muy, muy cansada de esperar...
Estoy en Sevilla, pero puedo viajar a donde sea necesario.
adoptaotros@live.com
ireneadopciones@gmail.com

miércoles, 31. enero 2018, Seville, La historia de EVA, SI Tienes Corazón NO PASES De LARGO

Encuentra eventos más interesantes
Obtener recomendaciones de eventos en base a su gusto Facebook. ¡Consiguelo ahora!Muéstrame los eventos adecuados para míAhora no